UNA MADRE QUE ESPERA Y ACOMPAÑA

Un día bonito para reanudar una comunicación temporalmente interrumpida…Un día mariano que me habla -¡habla a tanta gente que allí ha estado aún una sola vez!- de todo lo que de María nos viene… Ternura, paz, ánimo, seguridad, alegría.IMG_4833

Ella habla desde el silencio… Así fue su comunicación con Bernardita.
En una fría mañana de invierno una niña pobre, enfermiza, en busca de leña, va al encuentro del misterio…Una “Señora” – la llamará siempre así – jovencita, envuelta en una luz que se desprende de su ser, de su sonrisa, de su fina bondad, le sale al paso.

 No sabemos lo que le dice… ni lo que se dicen… Es sólo el comienzo de una historia de amor-amistad que se traba entre el cielo y la tierra, entre la que al final se definirá misteriosamente –hasta para los entendidos- como la Inmaculada Concepción, y la jovencita que encarna la pobreza, la debilidad, la fragilidad del ser humano.Scan10016

Es un día frio… como lo serán todo los 11 de febrero de este hemisferio… Bernardita acoge a María la Madre de Jesús en su vida, totalmente… Su existencia se va deslizando, desde aquel primer día de encuentro, en la normalidad de una pobreza como situación existencial y a la vez como signo evangélico de pertenencia al Reino…
Sin embargo esta normalidad se ve iluminada por los destellos de lo sobrenatural que ha ido dejando en la vida de Bernardita su relación con María. Bernardita se forma en la escuela de María… Ella es su “educadora” más directa. Ella es la que en su mente, al parecer poco despejada para la asimilación del catecismo, va dejando entrar la luz y la hondura de la sabiduría de Dios. Ella es la que llena su corazón de un amor que no conoce los límites de la lógica humana…

Scan10015Los 11 de febrero se suceden… En esos días se evoca, ante una muchedumbre que desafía frío, nieves, lluvia, la primera aparición. María, desde” su nicho”, escucha el relato… y sonríe… con la sonrisa que tan bellamente describe el papa Benedicto XVI.

María de tras de la muchedumbre ve personas… habla a cada una “como una persona habla a otra persona” – así lo sentía Bernardita-, dejando en el corazón de cada una lo que necesita en el hoy y aquí de su vida… Va conduciendo a cada persona que, como Bernardita, se haga disponible a su amor, por el camino del seguimiento de Jesús… Y es este el camino que queremos descubrir para recorrerlo, porque a ello hemos sido llamadas todas…

123_2332Bernardita está allí… arrodillada en el suelo helado, casi alcanzada por el agua del canal que empalma con el rio Gave…. Ha sido elegida por el Señor para ser instrumento, en las manos de su Madre, que difunda su evangelio.
Con su vida me habla claro desde los signos de Lourdes…

En la roca me muestra la seguridad que me ofrece el Señor en quien me apoyo y descanso.fotos lourdes (lourdes) 073
Con el agua me invita a limpiar mi ser de toda opacidad y soberbia.
En la luz me remite a la claridad y lucidez con la que el Espíritu disipa la oscuridad y mundanidad de mis pensamientos.
En la muchedumbre me hace descubrir un sólido canal de comunicación de la fe, de la esperanza, de un dolor que al ser compartido se hace más llevadero…
Pero sobre todo Bernardita me habla claro de María y de su influjo en mi propia vida, en la vida de quien escucha “su existencia”.

image001 Acojo su pregunta que es a la vez un reto… y tú ¿qué haces de tu amor a María? ¿Cuánto espacio le dejas en tu vida- realmente?
Gracias Bernardita, hoy quiero dejar que tu desafío despierte en mí el deseo y la vivencia de la coherencia, de la veracidad tangible en una apertura y disponibilidad a las orientaciones de María para mí.