Señor, sí, tengo tiempo

Featured image

Señor, sí, tengo tiempo,

tengo todo el tiempo mío, todo el que Tú me das

los años de mi vida, los días de mis años

las horas de mis días, todas enteras y mías.

A mí me toca llenarlas, tranquilamente, con calma

pero llenarlas bien enteras, hasta los bordes

para luego ofrecértelas y que de su agua desabrida

Tú hagas un vino generoso como hiciste en Caná

para las bodas de los hombres.

Por eso esta noche, Señor,

no te pido el tiempo de hacer esto y aquello y lo de más allá,

te pido solamente la gracia de hacer bien a conciencia lo que Tú quieres

que haga en el tiempo que Tú me das

la maternidad de Maria

María. Madre, ¿qué mejor fiesta, que la de tu Maternidad, para empezar el nuevo año, y agradecértelo com

Featured imageo DON del amor del Señor?

Por Ti nos vienen los bienes de la salvación según dice la Liturgia. De Ti espero la ayuda para caminar humildemente con mi Dios, fijos los ojos en Jesús, tu Hijo que ha venido a revelarme el rostro del Padre.

Él es la realización de la Bendición de Dios para mí. Es ese rostro que ilumina mi vida, que canaliza el favor de Dios, que me comunica la paz de Dios. Y Tú eres la que lo has traído, Tú has hecho posible con tu Si que Dios se manifestara en el Hijo hecho carne por Ti.

María, déjame experimentarte Madre. Deja que yo pueda sentir en mí la fuerza del Espíritu que me impulsa hacia el Padre ABBA y hacia Ti la Madre, porque Jesús es Hijo de Dios e Hijo tuyo.

Ilumina con tu presencia el nuevo Año que empieza y que yo acoja por tu mano los bienes de la salvación.

Dame la bendición que tantas veces darías a tu Hijo Jesús…Con Jesús, en la cueva de Belén, me dispongo a recibirla

El Señor te bendiga…

“Ilumine su rostro sobre Ti”

Dios al acercarse, desprende su luz y me alcanza con ella. María, que yo esté siempre bajo la luz de Dios que ilumina mi vida

Se fije en Ti”

María, que yo sea consciente de la mirada amorosa de Dios que se fija en mí, que tiene para mí un designio de amor.

“Te conceda su favor”

María, que crea en el deseo de Dios de llenarme de su favor, y que yo le descubra.

“Te conceda la paz”

María, otorgarme la mansedumbre, lugar del desarrollo y de la vivencia de la Paz.

María, Tú que fuiste sólo para Dios, toda de El, introduceme en esa atmósfera de amor en la que se da el intercambio entre Dios y el hombre.