30 Junio, Corazón de Jesús esperanza de los que en Tí mueren

Corazón de Jesús esperanza de los que en Tí mueren

1. “Corazón de Jesús, esperanza de los que en ti mueren, ten piedad de nosotros”. La muerte forma parte de la condición humana: es el momento terminal de la fase histórica de la vida. En la concepción cristiana, la muerte es un paso: de la luz creada a la luz increada, de la vida temporal a la vida eterna. Ahora bien, si el Corazón de Cristo es la fuente de la que el cristiano recibe luz y energía para vivir como hijo de Dios, ¿a qué otra fuente se dirige para sacar la fuerza necesaria para morir de modo coherente con su fe? Como “vive en Cristo”, así no puede menos de “morir en Cristo”. La invocación de las letanías recoge la experiencia cristiana ante el acontecimiento de la muerte: el Corazón de Cristo, su amor y su misericordia, son esperanza y seguridad para quien muere en EL.

2. Pero conviene que nos detengamos un momento a preguntamos: ¿Qué significa “morir en Cristo”? Significa ante todo, amadísimos hermanos y hermanas, leer el evento desgarrador y misterioso de la muerte a la luz de la enseñanza del Hijo de Dios y verlo, por ello, como el momento de la partida hacia la casa del Padre, donde Jesús, pasando también El a través de la muerte, ha ido a preparamos un lugar (Jn 14,2); es decir significa creer que, a pesar de la destrucción de nuestro cuerpo, la muerte es premisa de vida y de fruto abundante ( Jn 12,24). “Morir en Cristo” significa, además, confiar en Cristo y abandonarse totalmente a Él, poniendo en sus manos – de hermano, de amigo, de buen Pastor – el propio destino, así como El, muriendo, puso su espíritu en las manos del Padre (L.c. 23,46). Significa cerrar los ojos a la luz de este mundo en la paz, en la amistad, en la comunión con Jesús, porque nada, “ni la muerte ni la vida… podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro” (Rm 8,38-39). En aquella hora suprema, el cristiano sabe que, aunque el corazón le reproche algunas culpas, el Corazón de Cristo es más grande que el suyo y puede borrar toda su deuda si él está arrepentido (1 Jn 3,20).

3.”Morir en Cristo” significa también, queridos hermanos y hermanas, fortificarse para aquel momento decisivo con los “signos santos” del “paso pascual”: el sacramento de la Penitencia, que nos reconcilia con el Padre y con todas las criaturas; el santo Viático, Pan de vida y medicina de inmortalidad; y la Unción de los enfermos, que da vigor al cuerpo y al espíritu para el combate supremo. “Morir en Cristo” significa finalmente, “morir como Cristo”: orando y perdonando, teniendo junto a si a la bienaventurada Virgen. Como madre, Ella estuvo junto a la cruz de su Hijo (Jn 19,25); como madre está al lado de sus hijos moribundos, Ella que, con el sacrificio de su corazón, cooperó a engendrarlos a la vida de la gracia (Lumen Gentium, 53); está al lado de ellos, presencia, compasiva y materna, para que del sufrimiento de la muerte nazcan a la vida de la gloria.

(S.Juan Pablo II, 5 de noviembre, 1989)

Anuncios

29 Junio, Corazón de Jesús salvación de los que en Ti esperan

Corazón de Jesús salvación de los que en Ti esperan

1. “Corazón de Jesús, salvación de los que en ti esperan, ten piedad de nosotros”. En la Sagrada Escritura aparece constantemente la afirmación según la cual el Señor es “un Dios que salva” (Ex 15,2; Sal 51,16; 79,9; Is 46,13) y la salvación es un don gratuito de su amor y de su misericordia. El Apóstol Pablo, en un texto de alto valor doctrinal, afirma incisivamente: Dios “quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad” (1 Tm 2,4; 4,10). Esta voluntad salvífica, que se ha manifestado en tantas intervenciones admirables de Dios en la historia, ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret, Verbo Encarnado, Hijo de Dios e Hijo de María, pues en El se ha cumplido con plenitud la palabra dirigida por el Señor a su “Siervo”. “Te voy a poner por luz de las gentes, para que mi salvación alcance hasta los confines de la tierra” (Is 49,6; Lc. 2,32).

2.Jesús es la epifanía del amor salvífico del Padre (Tt 2,11; 3,4). Cuando Simeón tomó en sus brazos al niño Jesús, exclamó: “han visto mis ojos tu salvación” (Mc 2,30). En efecto, en Jesús todo está en función de su misión de Salvador: el nombre que lleva. “Jesús” significa “Dios salva”, con las palabras que pronuncia, las acciones que realiza y los sacramentos que instituye. Jesús es plenamente consciente de la misión que el Padre le ha confiado: “el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido” (Lc. 19 ,10). De su corazón, es decir, del núcleo más intimo de su ser, brota ese celo por la salvación del hombre que lo impulsa a subir, como manso cordero, al monte del Calvario, a extender sus brazos en la cruz y a dar su vida como rescate por muchos” (Mc 10,45). En el Corazón de Cristo podernos, por tanto, colocar nuestra esperanza. Ese Corazón, dice la invocación,es salvación “para los que esperan en El”. El Señor mismo que, la víspera de su pasión, pidió a los Apóstoles que tuvieran confianza en El – “No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios; creed también en mi”(Jn 14,1) – hoy nos pide a nosotros que confiemos plenamente en EL: nos lo pide porque nos ama; porque, para nuestra salvación, tiene su Corazón traspasado y sus pies y manos perforados. Quien confía en Cristo y cree en el poder de su amor renueva en sí la experiencia de María Magdalena, como nos la presento la liturgia pascual: “Cristo, esperanza mía, ha resucitado” (Domingo de Pascua, Secuencia). ¡Refugiémonos, por consiguiente, en el Corazón de Cristo! El nos ofrece una Palabra que no pasa (Mt 24,25), un amor que no desfallece, una amistad que no se resquebraja… una presencia que no cesa (Mt 28,20)!
Que la Bienaventurado Virgen, “que acogió en su corazón inmaculado al Verbo de Dios y mereció concebirlo en su seno virginal” (Prefacio de la Misa votiva de la Bienaventurada Virgen Moría Madre de la Iglesia) nos enseñe a poner en el corazón de su Hijo nuestra total esperanza, con la certeza de que ésta no quedará defraudada.

(S.Juan Pablo II, 17 de septiembre, 1989)

28 Junio, -Corazón de Jesús víctima de los pecadores

Corazón de Jesús víctima de los pecadores

1. “Corazón de Jesús, víctima de los pecadores, ten piedad de nosotros” .Esta invocación de las letanías del Sagrado Corazón nos recuerda que Jesús, según la palabra del Apóstol Pablo, “fue entregado por nuestros pecados” (Rm 4,25); pues, aunque El no había cometido pecado, “Dios le hizo pecado por nosotros” (2 Co 5,21). Sobre el Corazón de Cristo gravó, enorme, el peso del pecado del mundo. En El se cumplió de modo perfecto la figura del “cordero pascual”, víctima ofrecida a Dios para que en el signo de su sangre fuesen librados de la muerte los primogénitos de los hebreos (Ex 12,21-27). Por tanto, justamente Juan Bautista reconoció en El al verdadero “cordero de Dios” (Jn 1,29): cordero inocente, que habla tomado sobre sí el pecado del mundo para sumergirlo en las aguas saludables del Jordán (Mt 3,13-16 y paralelos); cordero manso, “al degüello era llevado, y como oveja que ante los que la trasquilan está muda” (Is 53,7), para que por su divino silencio quedase confundida la palabra soberbia de los hombres inicuos. Jesús es víctima voluntaria, porque se ofreció libremente a su pasión (Misal Romano, Plegaria eucarística II, como víctima de expiación por los pecados de los hombres (Lv 1,4; Hb 10,5-10) que consumió en el fuego de su amor.

2.Jesús es víctima eterna. Resucitado de la muerte y glorificado a la derecha del Padre, el conserva en su cuerpo inmortal las señales de las llagas de las manos y de los pies taladrados, del costado traspasado (Jn 20,27; L.c. 24,39-40) y los presenta al Padre en su incesante plegaria de intercesión a favor nuestro (Hb 7,25; 8,34). La admirable Secuencia de la Misa de Pascua, recordando este dato de nuestra fe, exhorta: “A la víctima pascual elevemos hoy el sacrificio de alabanza. El cordero ha redimido a su grey. El inocente nos ha reconciliado a nosotros pecadores con el Padre” (Secuencia Victimae Paschali, estrofa l). Y el prefacio de esa misma solemnidad proclama: Cristo es “el verdadero cordero que quitó el pecado del mundo, muriendo destruyó nuestra muerte, y resucitando restauró la vida”.

3. Hemos contemplado el Corazón de Jesús víctima de nuestros pecados; pero antes que todos y más profundamente que todos lo contempló su Madre dolorosa,, de la que la liturgia canta: “Por los pecados de su pueblo Ella vio a Jesús en los tormentos del duro suplicio” (Secuencia Stabat Mater, estrofa 7). Recordemos esta presencia intrépida e intercesora de la Virgen bajo la cruz del Calvario, y pensemos con inmensa gratitud que, en aquel momento, Cristo, que estaba para morir, víctima de los pecados del mundo, nos la confió como Madre: “Ahí tienes a tu madre” (Jn 19,27). Confiemos a María nuestra plegaria, mientras decimos a su Hijo Jesús: Corazón de Jesús, víctima de nuestros pecados, acoge nuestra alabanza, la gratitud perenne, el arrepentimiento sincero. Ten piedad de nosotros hoy y siempre. Amén.

(S.Juan Pablo II, 10 de septiembre, 1989)

27 Junio, Corazón de Jesús paz y reconciliación nuestra

Corazón de Jesús paz y reconciliación nuestra

“Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra, ten piedad de nosotros”

1. Queridos hermanos y hermanas: Rezando con fe esta hermosa invocación de las letanías del Sagrado Corazón, un sentimiento de confianza y de seguridad se difunde en nuestro espíritu: Jesús es de verdad nuestra paz, nuestra suprema reconciliación. Jesús es nuestra paz. Es bien conocido el significado bíblico del término “paz”: indica, en síntesis, la suma de los bienes que Jesús, el Mesías, ha traído, a los hombres. Por esto, el don de la paz marca el inicio de su misión sobre la tierra, acompaña su desarrollo y constituye su coronamiento. “Paz” cantan los ángeles junto al pesebre del recién nacido “Príncipe de la Paz” (Lc. 2,14; Is 9,5). “Paz” es el deseo que brota del Corazón de Cristo, conmovido ante la miseria del hombre enfermo en el cuerpo (Lc. 8,48)o en el espíritu (Lc. 7,50). “Paz” es el saludo luminoso del Resucitado a sus discípulos (Lc. 24,36; Jn 20,19.26), que El, en el momento de dejar esta tierra, confía a la acción del Espíritu, manantial de “amor, alegría, paz” (Gal 5,22).

2. Jesús es, al mismo tiempo, nuestra reconciliación. Como consecuencia del pecado se produjo una profunda y misteriosa fractura entre Dios, el Creador, y el hombre, su creatura. Toda la historia de la salvación no es más que la narración admirable de las intervenciones de Dios en favor del hombre a fin de que éste, en la libertad y en el amor, vuelva a Él; a fin de que a la situación de fractura suceda una situación de reconciliación y de amistad, de comunión y de paz. En el Corazón de Cristo, lleno de amor hacia el Padre y hacia los hombres, sus hermanos, tuvo lugar la perfecta reconciliación entre el cielo y la tierra: Fuimos reconciliados con Dios – dice el Apóstol – por la muerte de su Hijo” (Rom 5,10). Quien quiera hacer la experiencia de la reconciliación y de la paz, debe acoger la invitación del Señor y acudir a El (Mt 11,28). En su Corazón encontrará paz y descanso; allí, su duda se transformará en certidumbre; el ansia, en quietud; la tristeza, en gozo; la turbación, en serenidad. Allí encontrará alivio al dolor, valor para superar el miedo, generosidad para no rendirse al envilecimiento y para volver a tomar el camino de la esperanza.

3. El Corazón de la Madre es en todo semejante al Corazón del Hijo. También la Bienaventurada Vírgenes para la Iglesia una presencia de paz y de reconciliación: ¿No es Ella quien, por medio del, ángel Gabriel, recibió el mayor mensaje de reconciliación y de paz que Dios haya jamás enviado al género humano (Lc. 1,26-38)? María dio a luz a Aquel que es nuestra reconciliación; Ella estaba al pie de la cruz cuando, en la sangre del Hijo Dios reconcilió “con El todas las cosas” (Col 1,20); ahora, glorificada en el cielo, tiene – como recuerda una plegaria litúrgica – “un corazón lleno de misericordia hacia los pecadores, que, volviendo la mirado a su caridad materna, en Ella se refugian e imploran el perdón” de Dios (Misal Prefacio De Beata María Virgine). Que María, Reina de la Paz, nos obtenga de Cristo el don mesiánico de la paz y la gracia de la reconciliación, plena y perenne, con Dios y con los hermanos. Por esto la imploramos
(S.Juan Pablo II, 3 de Septiembre, 1989)

26 Junio, Corazón de Jesús vida y resurrección nuestra

Corazón de Jesús vida y resurrección nuestra

“Cor Jesu, vita et resurrectio nostra, ten piedad de nosotros”

1. Esta invocación de las letanías del Sagrado Corazón, fuerte y convencida como un acto de fe, encierra en una frase lapidaria todo el misterio de Cristo Redentor; nos recuerda las palabras dirigidas por Jesús a Marta, afligida por la muerte de su hermano Lázaro: “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mi, aunque muera, vivirá” (Jn 11,25). Jesús es la vida que brota eternamente de la divina fuente del Padre: “En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios… En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres (Jn1,1.4). Jesús es vida en Sí mismo: “Como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le ha dado al Hijo tener vida en si mismo” (Jn 5,26). En su Corazón, la vida divina y la vida humana se unen armónicamente, en plena e inseparable unidad. Pero Jesús es también vida para nosotros “Dar la vida” es el objetivo de la misión que El, Buen Pastor, recibió del Padre: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10,10).

2. Jesús es también la resurrección. Nada es tan radicalmente contrario a la santidad de Cristo – el Santo del Señor (Lc. 1,35; Me 1,24) – como el pecado; nada es tan opuesto a Él, fuente de vida, como la muerte. Un vínculo misterioso une pecado y muerte (Sb 2,24; Rm 5,12; 6,23; etc): ambas son realidades esencialmente contrarias al proyecto de Dios sobre el hombre, que no fue hecho para la muerte, sino para la vida. Ante toda expresión de muerte, el Corazón de Cristo se conmovió profundamente, y por amor al Padre y a los hombres, sus hermanos, hizo de su vida un “prodigioso duelo” contra la muerte; con una palabra restituyó la vida física a Lázaro, al hijo de la viuda de Naín, a la hijo de Jairo; con la fuerza de su amor misericordioso devolvió la vida espiritual a Zaqueo, a María Magdalena, a la adúltera y a cuantos supieron reconocer su presencia salvadora.

3. Nadie como María ha experimentado que el Corazón de Jesús es “vida y resurrección”: De Él, vida, María recibió la vida de la gracia original y, en la escucha de su palabra y en la observación atenta de sus gestos salvíficos, pudo custodiarla y nutrirla. Por El, resurrección, Ella fue asociada de modo singular a la victoria sobre la muerte: el misterio de su Asunción en cuerpo y alma al cielo es el consolador documento de que la victoria de Cristo sobre el pecado y sobre la muerte se prolonga en los miembros de su Cuerpo Místico, y, como primero entre todos, en María, “miembro excelentísimo” de la Iglesia (Lumen Gentiurn, 53). Glorificada en el cielo, la Virgen está, con su corazón de Madre, al servicio de la redención obrada por Cristo. “Madre de la vida”., está cerca de toda mujer que da a luz un hijo, está al lado de todo fuente bautismal donde, por el agua y por el Espíritu (Jn 3,5) nacen los miembros de Cristo; “Salud de los enfermos”, está donde la vida se consume afectada por el dolor y la enfermedad; “Madre de misericordia” Ella llama a quien ha caído bajo el peso de la culpa para que vuelva a las fuentes de la vida; “Refugio de pecadores” señala, a quienes se habían alejado de El, el camino que conduce a Cristo; “Virgen dolorosa” junto al Hijo que muere (Jn 19,25), Ella está donde la vida se apaga. Invoquémosla con la Iglesia: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte”.(S.JuanPablo II, 27 de agosto, 1989)

25 Junio, Corazón de Jesús fuente de toda consolación

Corazón de Jesús fuente de toda consolación

“Corazón de Jesús, fuente de toda consolación, ten piedad de nosotros”.

1- Dios, Creador del cielo y de la tierra, es también “el Dios de toda consolación” (2 Co 1,3; Rm 15,5). Numerosas páginas del Antiguo Testamento nos muestran a Dios que, en su gran ternura y compasión, consuela a su pueblo en la hora de la aflicción. Para confortar a Jerusalén, destruida y desolada, el Señor envía a sus profetas a llevar un mensaje de consuelo: “Consolad, consolad a mi pueblo… Hablad al corazón de Jerusalén y decidle bien alto que ya ha cumplido su milicia” (Is 40.1-2); y, dirigiéndose a Israel oprimido por el temor de sus enemigos, declara: “Yo, yo soy tu consolador” (Is 51,12); e incluso, comparándose con una madre llena de ternura hacia sus hijos, manifiesta su voluntad de llevar paz, gozo y consuelo a Jerusalén: “Alegraos, Jerusalén, y regocijaos por ella todos los que la amáis… de modo que os hartéis de sus consuelos… Como uno a quien su madre le consuela, así yo os consolaré, y por Jerusalén seréis consolados” (Is 66,10.11.13).

2. En Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre, nuestro hermano, el “Dios-que-consuela” se hizo presente entre nosotros. Así lo indicó primeramente el justo Simeón, que tuvo la dicha de acoger entre sus brazos al niño Jesús y de ver en El realizada la consolación de Israel”(Lc 2,25). Y, en toda la vida de Cristo, la predicación del Reino fue un ministerio de consolación: anuncio de un alegre mensaje a los pobres, proclamación de libertad a los oprimidos, de curación a los enfermos, de gracia y de salvación a todos (Lc 4,16-211: Is 61,1-2). Del Corazón de Cristo brotó esta tranquilizadora bienaventuranza: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados” (Mt 5,5), así como la tranquilizadora invitación: “Venid a mi todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso” (Mt 11,28). La consolación que provenía del Corazón de Cristo era participación en el sufrimiento humano, voluntad de mitigar el ansia y aliviar la tristeza, y signo concreto de amistad. En sus palabras y en sus gestos de consolación se unían admirablemente la riqueza del sentimiento y la eficacia de la acción. Cuando, cerca de la puerta de la ciudad de Naím, vio a una viuda que acompañaba al sepulcro a su hijo único. Jesús compartió su dolor: “Tuvo compasión de ella” (Lc 7,13), tocó el féretro, ordenó al joven que se levantara y lo restituyó a su madre (Lc. 7,14-15).

3.El Corazón del Salvador es también, más aún, principalmente “fuente de consuelo” porque Cristo, juntamente con el Padre, dona el Espíritu Consolador: “Yo pediré al Padre y os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre” (Jn 14,16: 14,25; 16,12): Espíritu de verdad y de paz, de concordia y de suavidad de alivio y de consuelo: Espíritu que brota de la Pascua de Cristo (Jn 19,28-34) y del evento de Pentecostés (Hch 2,1-13).

4. Toda la vida de Cristo fue por ello un continuo ministerio de misericordia y de consolación. La Iglesia, contemplando el Corazón de Cristo y las fuentes de gracia y de consolación que de Él manan, ha expresado esta realidad estupenda con la invocación: “Corazón de Cristo, fuente de todo consuelo, ten piedad de nosotros” Esta invocación es recuerdo de la fuente de la que, a lo largo de los siglos, la Iglesia ha recibido consolación y esperanza en la hora de la prueba y de la persecución; es invitación a buscar en el Corazón de Cristo la consolación verdadera, duradera y eficaz; es advertencia para que, tras haber experimentado la consolación del Señor, nos convirtamos también nosotros en convencidos y conmovidos portadores de ella, haciendo nuestra la experiencia espiritual que hizo decir al Apóstol Pablo: el Señor “nos consuela en toda tribulación nuestra para poder consolar a los que están en toda tribulación, mediante el consuelo con que nosotros somos consolados por Dios” (2 Co 1,4). Pidamos a María, Consoladora de los afligidos, que, en los momentos oscuros de tristeza y angustia, nos guíe a Jesús, su Hijo amado, “fuente de todo consuelo”(S.Juan Pablo II, 13 de agosto, 1989)

24 Junio, Corazón de Jesús perforado por una lanza

Corazón de Jesús perforado por una lanza

“Corazón de Jesús, Perforado por una lanza, ten Piedad de nosotros”

1. Pocas páginas del Evangelio a lo largo de los siglos han atraído la atención de los místicos, de los escritores espirituales y de los teólogos tanto como el pasaje del Evangelio de San Juan que nos narra la muerte gloriosa de Cristo y la escena en que le atraviesan el costado (Jn 19,23-37). En esa página se inspira la invocación de las Letanías, que he recordado hace un momento. En el Corazón atravesado contemplamos la obediencia filial de Jesús al Padre, cuya misión El realizó con valentía ( Jn 19,30) y su amor fraterno hacia los hombres a quienes El “amó hasta el extremo” (Jn 13,1), es decir, hasta el extremo sacrificio de Si mismo. El Corazón atravesado de Jesús es el signo de la totalidad de este amor en dirección vertical y horizontal, como los dos brazos de la cruz.

2. El Corazón atravesado es también el símbolo de la vida nueva, dada a los hombres mediante el Espíritu y los sacramentos. En cuanto el soldado le dio el golpe de gracia, del costado herido de Cristo “al instante salió sangre y agua” (Jn 19,34). La lanzada atestigua la realidad de la muerte de Cristo. El murió verdaderamente, como había nacido verdaderamente y como resucitará verdaderamente en su misma carne (Jn 20,24.27). Contra toda tentación antigua o moderna de docetismo, de ceder a la “apariencia”, el evangelista nos recuerda a todos la cruda certeza de la realidad. Pero al mismo tiempo tiende a profundizar el significado del acontecimiento salvífico y a expresarlo a través del símbolo. El, por tanto, en el episodio de la lanzada, ve un profundo significado: como de la roca golpeada por Moisés brotó en el desierto un manantial de agua (Nm 20,8-11), así del costado de Cristo, herido por la lanza, brotó un torrente de agua para saciar la sed del nuevo pueblo de Dios. Este torrente es el don del Espíritu, (Jn 7,37-39), que alimenta en nosotros la vida divina.

3. Finalmente, del Corazón atravesado de Cristo brota la Iglesia. Como del costado de Adán que dormía fue extraída Eva, su esposa, así – según una tradición patrística que se remonta a los primeros siglos -, del costado abierto del Salvador, que dormía sobre la cruz en el sueño de la muerte, fue extraída la Iglesia, su esposa. Esta se forma precisamente del agua y de la sangre, – Bautismo y Eucaristía -, que brotan del Corazón traspasado. Por eso, con razón afirma la Constitución conciliar sobre la liturgia: “Del costado de Cristo dormido en la cruz nació el sacramento admirable de la Iglesia entera” (Sacrosanctum Concilium, 5).

4. “Junto a la cruz, advierte el Evangelista, se encontraba “la Madre de Jesús (Jn 19,25). Ella vio el Corazón abierto del que fluían sangre y agua – sangre tomada de su sangre -, y comprendió que la sangre del Hijo era derramada por nuestra salvación. Entonces comprendió hasta el fondo el significado de las palabras que el Hijo le había dirigido poco antes: “Mujer, he ahí a tu hijo” (Jn 19,26): la Iglesia que brotaba del Corazón atravesado era confiada a sus cuidados de Madre. Pidamos a María que nos guié a sacar cada vez más abundantemente el agua de los manantiales de gracia que fluyen del Corazón atravesado de Cristo. ( S.Juan Pablo II, 30 de Julio, 1989)

Anteriores Entradas antiguas