29. “¿Quién se hizo prójimo?” Lc 25,36

IMG_1600
Es una pregunta que Jesús hace después de haber contado la parábola del buen samaritano a un fariseo que había preguntado “¿Quién es mi prójimo?”
La respuesta a esta pregunta era tan importante que Jesús dio un largo rodeo para hacerse entender. Porque en el evangelio la proximidad no es una medida física, es una dimensión del corazón.
Jesús en la historia del buen samaritano contaba su propia historia… Él era el que “tocaba” las heridas para sanarlas, heridas de cuerpos enfermos, heridas de personas lastimadas por el pecado… Él, el Verbo de Dios hecho carne, se hace prójimo de la humanidad sufriente, tanto que la hace suya para redimirla.
No se trata tanto de saber quién es mi prójimo cuanto de ver si yo me hago prójimo de quien sufre, cae, o está en necesidad.
Jesús, ¿de quién me hago prójimo? ¿por quién me preocupo? ¿a quién vendo las heridas?… Tú me invitas a salir de mí mismo y buscar no tanto mi propia compañía sino que nadie quede solo…
Jesús, Tú hoy vuelves a formular esta pregunta esencialmente cristiana… ¿Quién se hace prójimo de refugiados, ancianos solos, mujeres maltratadas?…
Corazón de Jesús, Tú te hiciste mi prójimo asumiendo mi humanidad… Tú te acercas a mí siempre que te necesito… Enséñame a “descentrarme”, a no pensar en mis derechos, mis necesidades, mis cansancios… y centrar la mirada del corazón en los más necesitados, en los que viven en las periferias del corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: